Periodismo

Las amistades peligrosas del periodismo

77 Flares Twitter 61 Facebook 2 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 14 Buffer 0 Email -- 77 Flares ×

El periodista Pascual Serrano nos lo advierte en el libro “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles”: el periodismo actual está manipulado por intereses que nada tienen que ver con esta profesión y sí mucho con el dinero, el negocio, la Bolsa, los fraudes fiscales, la corrupción, la explotación laboral y la delincuencia.

Anoche, los que seguimos la intervención en directo de José Luis Burgos en el videochat de Vúdeo pudimos constatar aquello que denuncia Pascual Serrano: “Detrás de los grupos de comunicación españoles no hay nada relacionado con el periodismo”.

A José Luis Burgos los medios de (des)información españoles le han dado la espalda. Los únicos que están haciendo un seguimento de esta historia y están informando son Periodismo Humano y Tercera Información, ademas de varios blogs (especial mención a la labor de Lorena Castro y Víctorms). Los demás periodistas que han conocido su caso recularon en cuanto vieron el nombre del Banco Santander impreso en esta estafa, como explicó ayer el propio José Luis. La razón que arguyen para secuestrar esta digna lucha es que no pueden informar sobre los asuntos turbios y comprometedores de un socio estratégico como es el Banco Santander. Se juegan millones de euros en préstamos, acciones e inversiones publicitarias. Poderoso caballero es don Dinero. Y al carajo con el periodismo y su responsabilidad social.

El caso de José Luis Burgos sí ha sido abordado por periodistas extranjeros, mientras aquí, en España, la inmensa mayoría de medios guarda un silencio cómplice, no vaya a ser que el señor Botín se enoje con ellos y tengan que rendir cuentas ante el amo.

Se explica en la página web de José Luis Burgos:

“En la mañana del sábado 5 de febrero de 2011, corresponsales de varios medios importantes del Reino Unido y Polonia, se acercaron a Paseo de Gracia 5 de Barcelona, lugar donde se encuentra José Luis Burgos realizando una huelga de hambre ante la central de Cataluña del Banco Santander, para entrevistarle y tomar algunas fotografías. Los periodistas mostraron gran interés ante los hechos y la forma en que ha tratado esta entidad financiera a José Luis Burgos.

El Banco Santander está realizando fuertes inversiones en ambos países, comprando bancos y extendiendo su marca en estos nuevos mercados. No obstante, los medios de comunicación, especialmente los pertenecientes al Reino Unido, manifiestan la mala prensa del Santander en ese lugar y la baja calificación de la que goza la entidad por parte de los clientes y ciudadanos ingleses.

Por otro lado, ATTAC Internacional se ha hecho eco de la noticia y situación de José Luis Burgos, distribuyendo la misma a todos los países del mundo donde se encuentran ubicadas las Delegaciones de ATTAC.

Parece que Botín no tiene tanto control sobre los medios de comunicación internacionales y no le va a ser posible callar las voces periodísticas, de la misma forma que en España lo hace con los principales medios”.

Claro que culpar únicamente al Banco Santander o a cualquier otro inversor de los males del periodismo sería simplificar en exceso el diagnóstico de la enfermedad de esta profesión. Hay que explorar y analizar el discurso de los propios periodistas para entender que es la propia profesión la que está más preocupada por hacer negocio que por construir un periodismo digno, ético, objetivo, veraz, plural y socialmente responsable. Y si perdemos periodismo por ganar negocio, perdemos también democracia.

Vuelvo a Pascual Serrano y a su apreciación sobre el papel que juegan hoy los periodistas como “meros operarios”:

“Su ética, su profesionalidad y su dignidad son las primeras agredidas por el modelo empresarial de los grupos de comunicación. No puede existir ninguna ética ni ninguna deontología profesional cuando aquí el único criterio que funciona es que lo que hagas le guste al que te contrata y te permita seguir contratado. Es decir, es absurdo hablar de ética y deontología en el periodismo, porque hay un tipo que es el que dice si vas a seguir trabajando o si vas a ir a la calle, y al único que le tienes que gustar es a él, no a ningún código ético”.

Y así estamos, enfangados por amistades peligrosas. Ocultamos a José Luis Burgos porque la marca Banco Santander vale más en Bolsa y pesa más en nuestros salarios que la vida de un ser humano o la de miles de personas.

En el estado actual de la profesión, decaída por la creciente falta de talento (directamente relacionada con el ahorro en costes en recursos humanos y en tiempo dedicado a la elaboración de piezas periodísticas) y la cada vez más acusada pérdida de credibilidad y de influencia que padece por culpa de un periodismo mercantilizado, politizado, subvencionado y acelerado, no puede extrañarnos pero sí debe escandalizarnos que la credibilidad de los periodistas esté bajo mínimos.

La confianza de los ciudadanos en los medios de información pasa por recuperar la confianza en los periodistas, y ésta sólo puede ser recobrada con un ejercicio tan básico en la profesión como es defender la independencia y el rigor.

La labor del periodista no es secuestrar información, sino publicarla. Algo tan simple como acudir con cámara, bloc y bolígrafo al número 5 del Paseo de Gracia, en Barcelona, recoger el testimonio de José Luis Burgos y luego solicitar entrevistas con la dirección general del Banco Santander y con el señor Pere Tena, director de la oficina de Sallent, donde José Luis Burgos firmó su hipoteca y la póliza de seguro; contrastar y publicar; informar. Así de sencillo es el periodismo.

77 Flares Twitter 61 Facebook 2 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 14 Buffer 0 Email -- 77 Flares ×
Standard

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>